Como tratar a los jóvenes rebeldes

Cuarto y mitad de gritos, un sonoro portazo, unas cucharaditas de insultos y todo ello regado con la sensación de ser injustamente tratados y tendremos la fórmula de un día en la vida de una familia con hijos adolescentes rebeldes. Aunque no se debe exagerar, vivir con un adolescente es como compartir el hogar con una persona que sufre una ligera locura pasajera.

 

Algo que, para desesperación de padres y madres, se convierte a menudo en explosiones de mal genio. Los adolescentes, (c) 2015 Europa Press. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de este contenido sin su previo y expreso consentimiento

 

.Cuarto y mitad de gritos, un sonoro portazo, unas cucharaditas de insultos y todo ello regado con la sensación de ser injustamente tratados y tendremos la fórmula de un día en la vida de una familia con hijos adolescentes rebeldes.

 

Aunque no se debe exagerar, vivir con un adolescente es como compartir el hogar con una persona que sufre una ligera locura pasajera. Algo que, para desesperación de padres y madres, se convierte a menudo en explosiones de mal genio.

 

Los adolescentes, (c) 2015 Europa Press. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de este contenido sin su previo y expreso consentimiento.

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now